Nº 49 Adviento 2008 El Divino Pastor

divinopastorn49adviento2008

Sumario:

Caminar juntos hacia la palabra
Que es un Sinodo
Celebremos el Adviento
Alli uno no se cansa nunca de estar
Adelante, Vende todo
Construir en comunión la comunidad
Al Padre Pio hay que conocerlo
Campaña de recogida de alimentos y juguetes

Caminar juntos hacia la palabra

labiblia1Mucha gente está buscando, quizás sin darse cuenta, encontrarse con Cristo y con su Evangelio; muchos necesitan encontrar en Él el sentido de sus vidas. Dar testimonio claro y compartido de una vida según la Palabra de Dios, demostrada por Jesús, es por tanto criterio indispensable de verificación de la misión de la Iglesia”, con estas palabras Benedicto XVI concluía el Sínodo de los Obispos que 21 días antes había inaugurado con una solemne Eucaristía en la basílica de San Pablo Extramuros.

El del mes pasado ha sido el vigésimo segundo Sínodo de los obispos tras el Concilio Vaticano II y ha girado entorno a la Palabra de Dios. El Papa ha calificado este último encuentro de la Asamblea Sinodal como conmovedor y ha asegurado que puede constituir el comienzo de una auténtica renovación.

El 25 de octubre concluyeron los trabajos de los más de 300 participantes. Se formularon 55 propuestas que fueron votadas por la asamblea como síntesis de las muchas propuestas de grupos y personas, y que se entregaron al Santo Padre, quien probablemente sobre la base de ellas escriba una Exhortación Apostólica sobre la Palabra de Dios.

El Sínodo además, como no podría ser de otra forma, propone a la Virgen, quien acogió en su seno al Verbo, como modelo de la escucha, la puesta en práctica y el anuncio de la Palabra.

Llegan las fechas en las que esa Palabra echa carne acampará de nuevo entre nosotros y ahora más que nunca y, tal y como ha dicho el Papa, “la prioridad de la Iglesia es ante todo nutrirse de la Palabra de Dios, para hacer eficaz el empeño de la nueva evangelización”.


Que es un Sinodo

En el espíritu del Concilio Vaticano II nacían los Sínodos de los obispos. Era el año 1965. El mismo Pablo VI definía precisa y espléndidamente lo qué es un Sínodo: “Es una institución eclesiástica establecida tras el Concilio Vaticano II para favorecer la unión y la colaboración de los obispos de todo el mundo”
La etimología de la palabra “Sínodo” es de origen griego: “syn” significa “juntos” y “hodos” significa “camino”. El Sínodo es, pues, “caminar juntos”.

Angelines Conde

Celebremos el Adviento

1_adv_b

I DOMINGO DE ADVIENTO (30 de noviembre de 2008)
Mirar, vigilar, velar

MIRAMOS NUESTRA VIDA
– Iniciamos nuevamente un año litúrgico. Nos preparamos a celebrar la Encarnación de Dios.
– Nos cuesta prepararnos para encarnar a Dios en nuestra vida.
– Tenemos que prepararnos para recibirlo en casa y en nuestra propia personas.

ESCUCHAMOS LA PALABRA DE DIOS
“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:”Mirad, vigilad: pues no sabéis cuando es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejo su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara. Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!” (Mc 13, 33-37)
Velar, vigilar.
– A quien se le ha encomendado una tarea debe estar atento, no descuidarse, permanecer despierto.

VOLVEMOS SOBRE NUESTRA VIDA
– ¿Qué nos inquieta, nos quita la paz, para recibir al Señor?
– ¿Qué me impide recibir al Señor?
– ¿Qué hacemos para Mirar, Vigilar y Velar?
– Junto a María empecemos nuestro camino del Adviento

II DOMINGO DE ADVIENTO (7 de diciembre de 2008)

2_adv_bPreparad los caminos del Señor

MIRAMOS NUESTRA VIDA
Los caminos de nuestras ciudades tan modernas se desgastan, se destruyen, se vuelven inaccesibles. Los caminos de nuestra vida también se deterioran, se desvían y los tenemos que enderezar con la ayuda de Dios.

ESCUCHAMOS LA PALABRA DE DIOS
“Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.” Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y é1 los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: “Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero é1 os bautizará con Espíritu Santo.”” (Mc 1, 1-8)

– La venida del Señor es esperada por el pueblo de Israel.
– Hay una promesa hecha por el Dios de Israel. Ha pasado mucho tiempo de espera.
– Un hombre de Dios es enviado para la última etapa de la espera: Juan. ¿Qué interés tiene, qué anuncia?
– Se nos invita a prepararnos al encuentro del Señor, a recibirlo, a escucharlo, a seguirlo.

VOLVEMOS SOBRE NUESTRA VIDA
– ¿Hay algo nuevo que descubres en la meditación del evangelio que te ayude a preparar los caminos del Señor?

III DOMINGO DE ADVIENTO (14 de diciembre de 2008)

3_adv_bVoz que clama en el desierto

MIRAMOS NUESTRA VIDA
– En la vida diaria escuchamos diferentes llamadas y voces en la radio, en la televisión, en el cine, en Internet, en las películas, en la publicidad… Entre todas escuchamos la Palabra y la Voz de Dios.

ESCUCHAMOS LA PALABRA DE DIOS
“Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venia como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: “¿Tú quién eres?” El confesó sin reservas: “Yo no soy el Mesías.” Le preguntaron: “Entonces, ¿qué? ¿Eres tú Elías?” El dijo: “No lo soy.” “¿Eres tú el Profeta?” Respondió: “No.” Y le dijeron: “¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?” contestó: “Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, Como dijo el profeta Isaías.” Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: “Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?” Juan les respondió: “Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.” Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.” (Jn 1, 6-8, 19-28)

VOLVEMOS SOBRE NUESTRA VIDA
¿A quiénes escuchamos y les prestamos atención? ¿Qué palabra es la que seguimos?
La Palabra de Dios sigue aclamando pero para eso debemos de ir al desierto donde no hay ruidos.

IV DOMINGO DE ADVIENTO (21 de diciembre de 2008)
4_adv_bHágase en mí según tu Palabra

MIRAMOS NUESTRA VIDA
– ¿Cuántas veces he experimentado la llamada de Dios, su elección para algo en la vida?
– ¿Qué respuesta he dado?
– ¿Soy consciente que mi respuesta forma parte de la historia de Dios en este siglo XXI?

ESCUCHAMOS LA PALABRA DE DIOS
“En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú eres entre las mujeres.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el
Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: « ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.” (Lc 1, 26-38)

VOLVEMOS SOBRE NUESTRA VIDA
Ya muy cerca de la Navidad y posiblemente con el Belén de casa ya puesto en la casa meditamos la fe de María, su aceptación a la voluntad de Dios, su entrega, su fidelidad.

Pablo Fernández, sacerdote

Alli uno no se cansa nunca de estar

virgendefatimaDel 24 al 26 de octubre un nutrido grupo de fieles de nuestra parroquia peregrinó al Santuario Mariano de Fátima. Ni las horas de autobús ni la distancia frenan a muchos de nuestros parroquianos a la hora de ir a la casa de la Madre. Ángeles Mir, catequista de nuestra parroquia durante muchos años, estuvo en esta peregrinación y nos cuenta su experiencia:
“Ha sido la cuarta o quinta vez que he ido a Fátima. Pero allí uno nunca se cansa de estar, en la Capilla con la Virgen uno nunca se cansa de estar. Vas con mucha devoción, mucha alegría y mucha emoción. Te olvidas de todo el mundo. Aunque he ido muchas veces cada vez que he estado allí he descubierto algo nuevo. En este viaje fue el “Via Crucis”. Pensé que me iba a cansar pero no fue así.
El viernes por la noche fuimos a la procesión de antorchas. También el sábado. Emociona ver a la gente. Jóvenes y mayores y de todos los países con la misma devoción y amor a la Virgen. Eso te hace ver que todos somos uno. No sé cómo explicarlo. Recen en el idioma que recen todos somos uno.
Así lo vivimos el domingo. Ese día subieron a la Virgen a la basílica. Es muy emotiva la ceremonia de bajada. Todo el mundo despide a la Virgen con pañuelos blancos. Yo ahí me emocioné y lloré. Ese día hizo mucho sol. La verdad es que el tiempo nos acompañó.
En estos viajes también es muy importante la presencia de la gente. Todos estamos pendientes unos de otros. La convivencia es agradable y uno hace comunidad y también hay tiempo para otras visitas como la estancia en Nazaré, un pueblo costero muy bonito.
Quien piense en ir que lo haga, que no lo deje pasar porque aquello te llena de paz y de muchas cosas más y, sobre todo, estás con la Virgen y te impresiona la devoción y el sacrificio de los demás por ir y por estar allí.
Yo pienso volver, me despedí de la Virgen con un “hasta pronto”.

– Angelines Conde

Adelante, Vende todo

jovenesdivinopastor

Querid@ joven, ante todo, un saludo. No quiero hacerte perder tu valioso tiempo ni mucho menos meterte un rollo para comerte el tarro. Sólo quiero entablar contigo un pequeño diálogo para conocernos y para proponerte algo distinto de lo que se te suele ofrecer. Te lo propongo porque para mí y para muchos que conozco es algo muy bueno. Después de algunos años uno aprende a valorar lo que verdaderamente merece la pena y se siente en deuda de compartirlo. Guardarlo para mí sería demasiado egoísta.

¿Qué buscas? ¿Cómo te encuentras?
Quizás te haya llamado la atención el título de esta carta. Lo he tomado prestado de la canción de «Operación Triunfo» de hace unos años, que seguro te sonará: «Adelante, por los sueños que aún nos quedan…». En cuanto la oí me vino a la memoria un relato del Evangelio en el que Jesús le dijo a un joven algo parecido: «todavía te falta una cosa, adelante, vende todo y luego sígueme» (Mc 10,21). Aquel joven se había acercado a Jesús con una pregunta que le inquietaba: « ¿Qué he de hacer de bueno para heredar la vida eterna?» (Mc 10,17). Ese joven tenía sueños e ilusiones, quería vivir a tope y ser feliz para siempre. Pero sabía que eso no le llovería del cielo: tenía que hacer algo, más aún, algo «bueno» para alcanzar esa meta. Por eso, preguntó a alguien capaz de ayudarle. Curiosamente en el Evangelio no se nos dice el nombre de aquel joven. Creo que la razón es muy sencilla: para que pongas tu nombre. Ese joven puedes ser tú.

«Lo hemos encontrado». Te presento a Jesús
El joven rico pero insatisfecho acudió a alguien que podía ayudarle. Posiblemente había oído hablar de él o se lo encontró por casualidad. Sea como fuere resultó alguien muy especial: Jesús de Nazaret. A lo largo de los siglos quien se ha encontrado con Él no ha quedado indiferente.

Ahora, ¿por qué Jesús es tan especial? ¿Quién es Él?
Para conocer realmente a una persona no bastan las etiquetas ni una foto, hay que encontrarse y dejarse sorprender por ella, por lo nuevo y único que me aporta. ¡Cuánto más con Jesús! El apóstol Pedro dio en la clave cuando respondió: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente» (Mt 16,16). Él es el Mesías, es decir, aquel en quien se cumplen las esperanzas del pueblo de Israel y los sueños de todos los hombres, también los tuyos. Él tiene una relación única con Dios: es su Hijo. Jesús no es sólo un hombre, todo lo especial que quieras, es el Hijo de Dios hecho hombre: Dios con nosotros, contigo, Dios a tu nivel, Dios para ti.
En Jesús he escuchado que Dios tiene una palabra para mí y que no es ni para regañarme ni para echarme flores sino para iluminarme en mi camino hacia la auténtica felicidad: «ánimo, no tengas miedo», «levántate y camina», «yo tampoco te condeno pero anda y en adelante no peques más», «bienaventurados los pobres en el espíritu». Jesús me ha hecho notar que Dios tiene gestos conmigo de confianza, de ternura, de compasión, de aliento. En Jesús he descubierto que Dios no me deja tirado y a mi bola, incluso cuando yo he pasado de Él, sino que se ha mojado conmigo, contigo, con todos, hasta el punto de hacerse uno como tú y como yo, de compartir mi vida real, con sus tanteos y crisis, hasta el punto de entregar su vida en la cruz «por mí» y por todos para que nosotros no tuviéramos que morir para siempre. ¡Esto sí que ha sido un derroche de Dios!

¿Cómo encontrar a ese Jesús si vivió hace más de dos mil años?
Hay cosas que no ves con los ojos pero sin ellas no puedes vivir: el amor de tu familia, la amistad, el aire, la luz…Algo así es el Espíritu de Jesús resucitado. Puedes encontrarlo en todas partes pero hay un lugar en el que nos ha garantizado su presencia: en la Iglesia. La Iglesia sobre todo es la casa de la gran familia de Jesús, donde hay sitio para todos, donde todos somos iguales siendo distintos porque Él está en medio según nos prometió: «donde dos o tres están reunidos en mi nombre allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18,20). Quisiera decirte: tú también eres Iglesia, ella es tu madre y tu casa, te ha regalado la fe en Jesús y nunca te abandonará. En ella tienes sitio y una tarea insustituible. Lo que le pase a ella te afecta también a ti y depende en cierto sentido de ti.

« ¡Ven y verás!». Una propuesta

1) «Cree en Él». Para conocer a una persona lo primero que uno debe hacer es fiarse de ella.

2) «Escucha su Palabra. Lee la Biblia». Si ya te has fiado de Él su Palabra significará algo para ti.

3) «Vive como Él». La primera respuesta que Jesús dio al joven rico fue: «si quieres vivir de veras, cumple los mandamientos» (Mt 19,17).

4) «Vive de Él. Celebra los sacramentos», especialmente la eucaristía de los domingos: ¡es la movida de los cristianos, su quedada semanal con Jesús y entre ellos!

5) «Vive para Él. Comprométete». Es de bien nacidos ser agradecidos. Si Jesús lo ha dado todo por ti, algo deberías dar tú por Él ¿no crees? Comparte un poco de tu tiempo, de tus cosas, de tus capacidades y ponlo al servicio de los demás, especialmente de los más necesitados. Comparte con los demás lo que has descubierto de Jesús. Posibilidades tienes un montón: grupos de reflexión, de oración, de compromiso, voluntariado. Verás cómo se cumplen aquellas palabras de Jesús: «Hay más alegría en dar que en recibir» (Hch 20,35).
¿Por qué no te lanzas?

+ Jesús, Obispo de Ávila

Extracto de la Carta pastoral dirigida a los jóvenes: “¡Adelante! ¡Vende todo!” de Mons. Jesús García Burillo, Obispo de Ávila. Realizado por Patricia de Torres.

Construir en comunión la comunidad

comunioncomunidad1El pasado 26 de noviembre se reunió el Consejo Pastoral de la Parroquia en el que se le dio una gran importancia a la forma de construir en comunión la comunidad, cómo hacer presente y comunicar la presencia de Jesús en nuestra parroquia y fuera de ella, en el trabajo, en la familia, con los amigos, con los no creyentes.
Sabiendo que el mejor modelo es Jesús, que el compromiso del laico se alimenta en la comunidad. Cómo servir a Dios a través de los hombres, cómo llegar a la gente que no le conoce, cómo promover la buena intelección de la Palabra. Todo ello teniendo en cuenta las prioridades pastorales propuestas por el Consejo Pastoral Diocesano:
1 Progresar en el espíritu misionero del Congreso de Apostolado Seglar concretado en:
• Una espiritualidad cuyo centro es la unión vital con Cristo.
• Formación multiforme y concreta según la capacidad y posibilidades de cada uno.
• Diversas formas de apostolado, las ya existentes y las nuevas.
• La Iglesia como casa y escuela de comunión.
• Estar atentos a los diversos campos de la misión.
2 Mantener y acrecentar en toda la Diócesis el espíritu misionero suscitado en la Misión Joven, progresando en la formación doctrinal y espiritual desde la iniciación cristiana con especial atención al Catecismo “Jesús es el Señor”.
3 Seguir creyendo, celebrando y viviendo con renovado impulso y fervor la Eucaristía.
4 Presentar con claridad y valentía el Plan de Dios sobre el matrimonio y la familia.
5 Vivir el Ministerio de la Caridad acogiendo con amor a los que sufren, teniendo una particular solicitud por los inmigrantes.

Javier T. Hernández

Al Padre Pio hay que conocerlo

juliopadrepioEntrevista a D. Julio Notario miembro del Grupo de Oración del Padre Pío de nuestra parroquia

El grupo de oración del Padre Pío nace en nuestra parroquia del Divino Pastor hace 17 años.

¿Por qué el grupo del Padre Pío?
Julio nos cuenta que el tenía en su corazón la ilusión de crear un grupo de oración por su estrecha relación con el santo. “Mi relación con los capuchinos es desde niño y por eso me vino la devoción al Padre Pío”

¿Julio qué es lo que hacéis en este grupo?
Todo lo que el Padre Pío pidió a sus hijos espirituales. El Papa Pío XII le pidió al Santo “Que se orase” y el Padre Pío se lo toma como algo encargado directamente por Dios a través de su Vicario y creó estos grupos de oración que en sus inicios eran solo de mujeres. Estos grupos se crean en San Giovanni Rotondo [Italia] pero pronto se extiende por todo el mundo incluido Móstoles.

¿Cuál es el contenido de estos grupos de oración?
Oración personal, Santo Rosario, Meditación de la Pasión de Cristo, celebración del Vía Crucis, meditación de la Palabra de Dios así como visitas a enfermos, ayuda en la iglesia en especial a la liturgia, llevar la palabra a las personas más alejadas y recogida de alimentos. También se dedican a organizar viajes a S. Giovanni Rotondo para conocer más de cerca la vida tan especial y tan espiritual del Padre Pío.
Pero que no es una devoción al Padre Pío, sino que a través de la devoción a este santo llegar a Dios, especialmente por la devoción a la Eucaristía y al Sacramento de la confesión que es lo que practicaba el Santo.
El grupo del Padre Pío es un grupo de unas 70 personas al que acude un grupo de 35 a 40 personas ordinariamente de todas las edades.

¿Julio qué es lo que más te ayuda y ayuda a estas personas del Padre Pío?
La humildad y el carisma de él y no sólo por los increíbles milagros que Dios hacía por medio del Santo y que realiza hoy en día.
El Padre Pío era alegre. Era una persona que escuchaba y que además enseguida sabía lo que le faltaba a la persona que le iba a ver. Incluso se dio el caso de personas que se iban a burlar de él y que el Santo enseguida les leía el alma y les decía lo que debían de hacer.

¿Julio, podemos decir que el Padre Pío engancha?
La gente está muy contenta y engancha pero al Padre Pío hay que conocerlo. ¡Ven y conócelo! Todos los martes a las cinco de la tarde.
En estos tiempos de crisis la Iglesia siempre tiene una solución. Gracias Julio y a todos y todas los que formáis este grupo.
“Pensa sempre che Dio vede tutto” (Piensa siempre que Dios ve todo)
San Pío de Pietrelcina (1887 – 1968)

Pablo Fernández,  Sacerdote.

Campaña de recogida de alimentos y juguetes
campanacaritas

https://parroquiadivinopastor.wordpress.com

http://www.divinopastor.tk

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: