Nº 56 Pascua 2010 El Divino Pastor

Portada revista Divino Pastor nº 56 Pascua 2010

Sumario

Visita pastoral de D. Joaquín María, Obispo de Getafe

La resurrección del Señor es nuestra esperanza

La vida de Jesús por medio del Rosario (y III)

El buen adiós

El Taller de la muerte

Malawi estará siempre en nuestro corazón

Peregrinación a Javier

Visita pastoral de D. Joaquín María, Obispo de Getafe

El Obispo de Getafe durante una misión en Honduras

Nuestro Obispo D. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo realizará la Visita Pastoral a nuestra Parroquia del 25 de abril al 1 de mayo. Como ya sabéis el Obispo es un sucesor de los Apóstoles de Jesús, que compartieron su vida desde su Bautismo en el río Jordán y fueron testigos de su resurrección y enviados a anunciar el Evangelio. La misión del Obispo en la de enseñar, santificar, regir y apacentar a la Iglesia que se le ha encomendado.

A cada Obispo se le encomienda una porción de la grey del Señor, a la cual se la llama diócesis. Todo Obispo es representante de Jesús Resucitado en su diócesis. Son representantes del mismo Jesús en el lugar que les ha sido encomendado, aunque para serlo auténticamente deben estar en comunión con sus demás hermanos Obispos y con el Obispo de Roma, el Papa.

La Diócesis está compuesta de parroquias (Iglesia particular), y al cargo de la parroquia está el párroco, que es un presbítero (colaborador del Obispo), que, en nombre del Obispo, pastorea y administra los Sacramentos al pueblo de Dios que le ha encomendado el Obispo diocesano.

Nuestra parroquia El Divino Pastor pertenece a la Diócesis de Getafe que fue erigida canónicamente por Su Santidad el Papa Juan Pablo II el día 23 de julio de 1991. Desmembrada de la Archidiócesis de Madrid-Alcalá, de la que es sufragánea, y abarca toda la zona sur de la Comunidad de Madrid, desde Chinchón-Aranjuez hasta Brunete-San Martín de Valdeiglesias. La Diócesis de Getafe tiene una extensión de 2.295 km cuadrados y una población de 1.394.798 habitantes, distribuidos en 48 pueblos y 125 parroquias.

¿En qué consiste la Visita Pastoral?

Es un acontecimiento de gracia. La Visita pastoral es una tarea apostólica que reproduce aquella maravillosa visita por la que Cristo, Jesús, “Supremo Pastor” (1 Pedro 5,4) “ha visitado y redimido a su pueblo” (Lucas 1, 68)

La Visita Pastoral es el momento en el que el Obispo, Pastor de la Diócesis, se hace presente en medio de la comunidad parroquial, para conocerla más de cerca, ayudarle en sus dificultades, y alentarla y orientarla en sus tareas pastorales. Y con la Visita Pastoral, la parroquia se siente parte de la Iglesia, cuidada por su Pastor, el Obispo, y fortalecida. La Visita pastoral es un don del Señor y un tiempo de gracia.

¿Qué objetivos tiene la Visita Pastoral?

La finalidad de la visita es que el Obispo pueda conocer, de cerca, el trabajo apostólico de los sacerdotes y los laicos y las obras de caridad, de modo que las promueva, fomente y coordine de forma conjunta.

También preside las celebraciones litúrgicas, visita algunos enfermos y conoce los distintos aspectos del trabajo apostólico – catequesis, liturgia y caridad – de la comunidad y sus miembros.

Horario de la visita pastoral en pdf

Para descargar horario en PDF pulse aquí

 

VISITA PASTORAL DE NUESTRO OBISPO: D. JOAQUÍN MARÍA LÓPEZ DE ANDÚJAR Y CÁNOVAS DEL CASTILLO

  DEL 25 DE ABRIL AL 1 DE MAYO DE 2010

HORARIO VISITA PASTORAL:

   DOMINGO 25 DE ABRIL: FIESTA DE LA PARROQUIA DIVINO PASTOR.

12:00 Apertura de la Visita Pastoral. Eucaristía en la Parroquia

14:30 Comida festiva con la Comunidad Parroquial

16:00 Reunión con los Sacerdotes de la Parroquia

18:00 Reunión con los Consejos Pastoral y Económico

 

LUNES 26 DE ABRIL

10:00  Encuentro con Grupos de Actividades socio-culturales, Equipo de Coordinadoras y Profesoras. Ágape

11:30 Visita al Colegio Público Jorge Guillén

14:15 Comida con los Sacerdotes

17:30 Eucaristía con los niños. Comunión, Postcomunión y Scout- Lobatos 

19:00 Visitas individuales al Sr. Obispo  

20:00 Encuentro con Catequistas de Infancia.

 

 MARTES 27 DE ABRIL

10:00 Visita a Colegio Público Miguel Delibes

11:30 Visita a Colegio Público Andrés Torrejón

13:00 Visita a Enfermos

14:15 Comida con los Sacerdotes

18:00 Encuentro con el Grupo de Oración del Padre Pío

18:30 Confesiones con el Sr. Obispo

19:30 Eucaristía con las familias

20:30 Encuentro con Adultos. Familias de niños (todos los niveles), Catequistas de prebautismales, Cursos Prematrimoniales, Coros, Liturgia, Comunión y Liberación. 

 

MIERCOLES 28 DE ABRIL

11:00 Saludo a la Junta Municipal de Distrito 3 (Sur-Este). Concejal de Distrito, de Asuntos Sociales, de la Juventud, y de Cultura. Visita al Centro 3ª Edad

13:00 Visita a Enfermos

14:30 Comida con los Sacerdotes

17:30 Visitas personales al Sr. Obispo

18:30 Confesiones

19:30 Eucaristía por los difuntos de la Parroquia

20:30 Encuentros con responsables de Caritas, paro e inmigrantes

 

JUEVES 29 DE ABRIL

17:00 Encuentros con Grupos de Oración con el Santísimo expuesto: Legión de María, G.O.A y Adoradores al Santísimo

18:30 Rezo de Vísperas y Reserva del Santísimo

19:30 Eucaristía parroquial, presidida por el Sr. Obispo 

20:30 Saludos a los Cursillistas de Cristiandad en su “Ultreya”

 

VIERNES 30 DE ABRIL

17:30 Visitas a Enfermos o personales al Sr. Obispo

19:00 Pascua de los Enfermos, Eucaristía con Unción de Enfermos

20:00 Encuentro con el Equipo de Pastoral de la Salud

20:30 Encuentro con Jóvenes y Catequistas jóvenes

 

SABADO 1 DE MAYO: CLAUSURA DE LA VISITA PASTORAL 

17:00 Encuentro con Grupo Scout: Monte de Kenia.

18:00 Encuentro con los confirmandos

19:30 Eucaristía final de la visita con Confirmaciones

21:00 Reunión con los Consejos de Pastoral y Económico

Cena en la Parroquia con ambos consejos

La resurrección del Señor es nuestra esperanza

Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero

A todos vosotros dirijo de corazón la felicitación pascual con las palabras de san Agustín: «La resurrección del Señor es nuestra esperanza» (Sermón 261,1). Con esta afirmación, el gran Obispo explicaba a sus fieles que Jesús resucitó para que nosotros, aunque destinados a la muerte, no desesperáramos, pensando que con la muerte se acaba totalmente la vida; Cristo ha resucitado para darnos la esperanza (cf. ibíd.).

En efecto, una de las preguntas que más angustian la existencia del hombre es precisamente ésta: ¿qué hay después de la muerte? Esta solemnidad nos permite responder a este enigma afirmando que la muerte no tiene la última palabra, porque al final es la Vida la que triunfa. Nuestra certeza no se basa en simples razonamientos humanos, sino en un dato histórico de fe: Jesucristo, crucificado y sepultado, ha resucitado con su cuerpo glorioso. Jesús ha resucitado para que también nosotros, creyendo en Él, podamos tener la vida eterna. Este anuncio está en el corazón del mensaje evangélico. San Pablo lo afirma con fuerza: «Si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación carece de sentido y vuestra fe lo mismo». Y añade: «Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados» (1 Co 15,14.19). Desde la aurora de Pascua una nueva primavera de esperanza llena el mundo; desde aquel día nuestra resurrección ya ha comenzado, porque la Pascua no marca simplemente un momento de la historia, sino el inicio de una condición nueva: Jesús ha resucitado no porque su recuerdo permanezca vivo en el corazón de sus discípulos, sino porque Él mismo vive en nosotros y en Él ya podemos gustar la alegría de la vida eterna.

Por tanto, la resurrección no es una teoría, sino una realidad histórica revelada por el Hombre Jesucristo mediante su «pascua», su «paso», que ha abierto una «nueva vía» entre la tierra y el Cielo (cf. Hb 10,20). No es un mito ni un sueño, no es una visión ni una utopía, no es una fábula, sino un acontecimiento único e irrepetible: Jesús de Nazaret, hijo de María, que en el crepúsculo del Viernes fue bajado de la cruz y sepultado, ha salido vencedor de la tumba. En efecto, al amanecer del primer día después del sábado, Pedro y Juan hallaron la tumba vacía. Magdalena y las otras mujeres encontraron a Jesús resucitado; lo reconocieron también los dos discípulos de Emaús en la fracción del pan; el Resucitado se apareció a los Apóstoles aquella tarde en el Cenáculo y luego a otros muchos discípulos en Galilea. (…)

Si es verdad que la muerte ya no tiene poder sobre el hombre y el mundo, sin embargo quedan todavía muchos, demasiados signos de su antiguo dominio. Si, por la Pascua, Cristo ha extirpado la raíz del mal, necesita no obstante hombres y mujeres que lo ayuden siempre y en todo lugar a afianzar su victoria con sus mismas armas: las armas de la justicia y de la verdad, de la misericordia, del perdón y del amor. (…)

– Del Mensaje Urbi et Orbi de S.S. Benedicto XVI del domingo 12 de abril de 2009.

La vida de Jesús por medio del Rosario (y III)

Después de haber recordado la encarnación y la vida oculta de Cristo (misterios de gozo) y algunos momentos particularmente significativos de su vida pública desde el Bautismo a la Pasión (misterios de luz), en los dos números anteriores de la revista, finalizamos meditando los sufrimientos de la pasión (misterios de dolor) y el triunfo de la resurrección (misterios de gloria).

 Primer Misterio Doloroso: La oración en el Huerto

Primer Misterio Doloroso: La oración en el Huerto

«Entonces Jesús fue con ellos a un huerto, llamado Getsemaní, y dijo a sus discípulos: “Sentaos aquí mientras voy a orar”. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dijo: “Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo”. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: “Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú”» (Mt 26, 36-39).

«Este combate y esta victoria sólo son posibles con la oración. Por medio de su oración, Jesús es vencedor del Tentador, desde el principio y en el último combate de su agonía» (CIC, 2.849)

 Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

 Segundo Misterio Doloroso: La flagelación de Jesús atado a la columna

Segundo Misterio Doloroso: La flagelación de Jesús atado a la columna

«Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; y, acercándose a él, le decían: “Salve, Rey de los judíos”. Y le daban bofetadas» (Jn 19,1-3).

 «Los padecimientos de Jesús han tomado un forma histórica concreta por el hecho de haber sido “reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas” (Mc 8, 31), que lo “entregaron a los gentiles, para burlarse de él, azotarle y crucificarle” (Mt, 20, 19)» (CIC, 572).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

 Tercer Misterio Doloroso: La coronación de espinas

 Tercer Misterio Doloroso: La coronación de espinas

«Entonces los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la cohorte. Lo desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre la cabeza, y en su mano derecha una caña, y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: “Salve, Rey de los judío”». (Mt 27, 27-29)

«El amor hasta el extremo es el que confiere su valor de redención y de reparación, de expiación y de satisfacción al sacrificio de Cristo. Nos ha conocido y amado a todos en la ofrenda de su vida» (CIC, 616).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Cuarto Misterio Doloroso: Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario

Cuarto Misterio Doloroso: Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario

«Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. Lo condujeron al lugar del Gólgota, que quiere decir de la “Calavera”» (Mc 15, 21-22).

 «Al aceptar en su voluntad humana que se haga la voluntad del Padre, acepta su muerte como redentora para “llevar nuestras faltas en su cuerpo sobre el madero” (1P 2, 24)» (CIC, 612).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Quinto Misterio Doloroso: La crucifixión y muerte de Jesús

Quinto Misterio Doloroso: La crucifixión y muerte de Jesús

«Llegados al lugar llamado “La Calavera”, le crucificaron allí a él y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen”… Era ya eso de mediodía cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la media tarde. El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús, dando un fuerte grito dijo: “Padre, en tus manos pongo mis espíritu” y, dicho esto, expiró» (Lc 23, 33-46).

 «”Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras” (1Cor 15, 3)» (CIC, 619).

 Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Primer Misterio Glorioso: La resurrección del Hijo de Dios

Primer Misterio Glorioso: La resurrección del Hijo de Dios

«El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Ellas, despavoridas, miraban al suelo, y ellos les dijeron: “¿Por qué buscáis ente los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado”» (Lc 24, 1-6). 

«”Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe” (1Cor 15, 14). La Resurrección constituye ante todo la confirmación de todo lo que Cristo hizo y enseñó» (CIC, 651).

 Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión del Señor al cielo

Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión del Señor al cielo

 «El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios» (Mc 16, 19).

 «Esta última etapa permanece estrechamente unida a la primera, es decir, a la bajada desde el cielo realizada en la Encarnación. Sólo el que “salió del Padre” puede volver al Padre: Cristo» (CIC, 661).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo

«Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse» (Hch. 2, 1-4). 

«”Espíritu Santo”, tal es el nombre propio de Aquél que adoramos y glorificamos con el Padre y el Hijo. La Iglesia ha recibido este nombre del Señor y lo profesa en el Bautismo de sus nuevos hijos» (CIC, 691).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María al cielo

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María al cielo

 «Todas las generaciones me llamarán bienaventurada porque el Señor ha hecho obras grandes en mí» (Lc 1, 48-49).

 «La Santísima Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, en donde ella participa ya en la gloria de la resurrección de su Hijo, anticipando la resurrección de todos los miembros de su Cuerpo» (CIC, 974).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Quinto Misterio Glorioso: La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado

Quinto Misterio Glorioso: La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado

 «Una gran señal apareció en el cielo: una mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» (Ap. 12, 1). 

 «Finalmente, la Virgen inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los Señores y vencedor del pecado y de la muerte» (CIC, 966).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

El buen adiós

“Religión: re-ligar, volver a ligar, a unir lo que, por razones, que se nos escapan, se ha soltado. Anudar, atando cariñosamente, utilizando las manos con fuerza y pasión. Anudar la vida sobrenatural con la natural. Anudar el Cielo con el Suelo. Anudar Todo. Y si se suelta: Reanudar.” (Del libro El Buen Adiós de Jesús Poveda y Silvia Laforet, Espasa-Calpe, 2008)

Queridos amigos. Encuadrado en el tiempo de Cuaresma y dentro de las noches de formación que tenemos en la parroquia, el pasado viernes 12 de marzo tuvimos la excepcional visita de Jesús Poveda. He de agradecer a los jóvenes de mi parroquia que han hecho posible esta actividad de la que se han beneficiado ellos mismos y otros más.

¿Cómo conociste a Jesús Poveda?

A Poveda lo conocí por primera vez en mi colegio cuando estudiaba segundo de B.U.P. Mis hermanos ya participaban con él en las actividades que organizaban PRO-VIDA. Las movidas-provida (así se empezaron a llamar entre nosotros. ¡Mañana hay movida-provida! ¿Vas a ir?- Decíamos) eran muy divertidas pero muy comprometedoras. Todas con ese afán que siempre ha tenido y nos ha trasmitido Poveda, de defender la vida y en especial la vida de los más indefensos.

Pasados muchos años y por un rebote divino me he vuelto a encontrar con él en un curso de Bioética en la universidad Rey Juan Carlos de Alcorcón. Empecé este curso porque desde mis años escolares y de movidas provida se me quedó en el corazón el compromiso de defender la vida.

Siempre he dado gracias al Cielo de encontrarme en mi camino con personas interesantes, de todos sabores y colores. Unas importantes en nombre y condición otras normalitas. Algunas incluso que dedican sus vidas a grandes cosas. Pero sobretodo agradezco a Dios el encontrarme con personas que entregan su vida por Él y por los demás y de formas muy diferentes. A veces desde el día a día superando miedos y dando lo mejor de sí, de corazón, se sepa o no. Ellas no sólo me animan a entregar la mía sino que además me edifican y me hacen más humano, más Divino (en honor al nombre de mi parroquia), más Redentor dentro de su Santa Voluntad. Me hacen y nos hacen la vida más ancha como dice Poveda en su libro.

En nuestro andar por el mundo no se trata de imitar a nadie; estoy convencido de ello,  ya que sólo hemos de imitar a Nuestro Señor, pero sí nos debemos motivar con estas vidas entregadas y convencernos que  nosotros también podemos, y en cierta manera debemos ya que la vida son dos días y se acerca la eternidad.

¿Cómo describiría yo a Jesús Poveda?

100% PROVIDA

Pablo Fernández, sacerdote

 

El Taller de la muerte

 “A mediados de los años noventa incorporé a las prácticas de psicología médica de la Facultad de Medicina una clase especialmente activa y participativa en la que utilizo música, movimiento corporal, individual y en grupo, junto a un largo metarrelato en el que pretendo que los alumnos vivan de alguna manera su muerte… 

El denominador común después de este trance es un reencuadre de la muerte dentro de la vida. Tener la muerte como compañera de viaje… no porque mueras viejo morirás más tranquilo. Todo depende de cómo hayas vivido tu vida y tus oportunidades… luchar contra la muerte cuidando a los que mueren es estar abocados al fracaso. Luchar contra la enfermedad, contra los síntomas, contra los prejuicios, contra los miedos, contra todos aquellos elementos que seamos capaces de modificar, es nuestra principal misión… compañera de viaje y como tal hay que aceptarla y…, en último término, viajar con ella.” (Del libro El Buen Adiós de Jesús Poveda y Silvia Laforet, Espasa-Calpe, 2008)

 A Jesús, le invité a que realizara este taller en la parroquia con los chicos y chicas que a diario participan y trabajan en catequesis y en actividades varias para que hicieran esta experiencia. Accedió inmediatamente pero hasta después de mucho tiempo no se pudo realizar.

Creo que ha sido una experiencia buena y profunda para todos y sé que a todos les ha quedado la alegría de vivir y el emplear la vida por las cosas (Dios, personas, actividades) que realmente merecen la pena (merecen la eternidad).

Frases de Jesús Poveda:

“En vez de “A vivir que son dos días” pensar “a vivir de cara a la eternidad que sólo son dos días””

“Ver a la muerte como compañera de viaje”

“Ver a la muerte de un modo natural, volver a poner la muerte en el lugar que corresponde en nuestras vidas”

“Ver la muerte como un faro que ilumina un lugar estratégico. Si no le damos importancia, lo ignoramos o prescindimos de él, nunca llegaremos a buen puerto; si nos obsesionamos y no dejamos de mirarlo, quedaremos deslumbrados y perderemos también el rumbo subidos en la cresta de la ola en dirección al acantilado” (Cf. Ibídem)

La conclusión de este taller es muy positiva, pues de una manera sencilla y entretenida comprendes que aún tienes tiempo para hacer cosas, querer personas, vivir situaciones pero que lo tienes que hacer con una escala de valores y dedicarte a lo principal y al Principal.

Gracias J. Poveda, gracias jóvenes del Divino, gracias Señor.

Pablo Fernández, sacerdote

 

Malawi estará siempre en nuestro corazón

Malawi estará siempre en mi corazón. Solo espero volver. He pasado ocho increíbles días en África. Solo allí la gente mira a los ojos. Gracias a mi trabajo y gracias a Manos Unidas he podido vivir esta experiencia. Nuestro viaje tiene como objetivo pedir. Sí, pedir. Hacer una campaña entre el Grupo Cope y Manos Unidas para recaudar fondos para este pequeño país de África. Sé que estamos en crisis pero es que allí una vida vale un euro. No hay excusa. Allí son pobres, pobres materialmente, eso sí. Tendrían tanto que enseñarnos…pero eso es otra historia. Yo quiero pedir para ellos. Pedir dinero. Malawi fue colonia británica hasta mediados de los 60. Pero lo único que les dejaron fue una red de carreteras que no se ha arreglado en 40 años y unas vías del tren por las que no circula ninguno. No tienen coltán, oro o diamantes. No han tenido una guerra. No salen en las noticias. Sin embargo sus hijos se mueren de malaria y sida por miles. Hay una generación perdida. No existen jóvenes de entre 20 y 30 años. Han muerto de sida. Uno de cada cuatro niños no llega a cumplir los cinco años. Yo no sabía lo importante que era una ambulancia en África hasta que visité el hospital de Mua. Yo no sabía cómo se hundían los ojos en la carita de un bebé desnutrido hasta que vi los de uno en un hospital en la región de Kapiri. Yo no sabía cómo eran mis hermanos de África. Si estás allí no puedes cambiar de canal. Les tienes que devolver la mirada. Es así. Yo no sabía el amor con el que los misioneros y misioneras españoles cuidan a nuestros hermanos africanos en Mua, Chinsapo, Chezi y Kapiri. Ahora sí. Como sé ahora que todo lo que recauda Manos Unidas se traduce en proyectos, porque lo he visto con mis propios ojos. Ahora sé que ellos, los que miran a los ojos, sonríen al pasar, agradecen tu visita, sufren, te abrazan  y te dan lo mejor de sus vidas son los predilectos de Dios, ahora lo entiendo. Ayudémosles y, entre todos, saldrán adelante. Vale la pena.

www.manosunidas.org

 Angelines Conde

Fotos cortesía de Angelines Conde

Peregrinación a Javier

Peregrinación a Javier (Navarra) del 23 al 25 de abril de 2010.

Para jóvenes de 13 a 30 años.

Organizada por la Delegación de Juventud de la Diócesis de Getafe.

Precio: 43 euros (incluye alojamiento, autobús, seguro de viaje, libro del peregrino, material común y pan)

Hay que llevar: comida para todo el fin de semana (la organización dará el pan el sábado y el domingo), cantimplora, linterna, saco de dormir y esterilla, ropa de abrigo, chubasquero, mochila pequeña y calzado cómodo para la marcha, gorra, traje de baño obligatorio para ducha, neceser, toalla, ropa para el fin de semana…

Inscripciones en el Despacho Parroquial de lunes a viernes de 17:30 a 19:00 Preguntar por D. Pablo.

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: