Nº 70 Noviembre 2013 Revista El Divino Pastor

portada_n70_noviembre_2013

Para ver en formato revista pulse aquí

Catequesis del papa Francisco el 30 de octubre de 2013

Creo en la comunión de los santos

¡Queridos hermanos y hermanas, buenos días!

Hoy, me gustaría hablar de una realidad muy bonita de nuestra fe, es decir, la “comunión de los santos”. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que este término hace referencia a dos realidades: la comunión en las cosas santas, y la comunión entre las personas santas (núm. 948). Me centro en el segundo significado: se trata de una verdad de las más consoladoras de nuestra fe, porque nos recuerda que no estamos solos, sino que existe una comunión de vida entre todos los que pertenecen a Cristo. Una comunión que nace de la fe; de hecho, el término “santos” se refiere a aquellos que creen en el Señor Jesús, y son incorporados a Él en la Iglesia a través del Bautismo. Por eso los primeros cristianos también fueron llamados “santos” (cf. Hch. 9,13.32.41, Romanos 8:27, 1 Corintios 6:01).

La Iglesia es familiaridad con Dios

1. El Evangelio de Juan dice que, antes de su Pasión, Jesús oró al Padre por la comunión entre los discípulos, con estas palabras: “Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”.(17:21) La Iglesia, en su verdad más profunda, es comunión con Dios, familiaridad con Dios, comunión de amor con Cristo y con el Padre en el Espíritu Santo, que se prolonga en una comunión fraterna. Esta relación entre Jesús y el Padre es la “matriz” de la unión entre nosotros cristianos: si estamos íntimamente incluidos en esta “matriz”, en este horno ardiente de amor que es la Trinidad, entonces podemos verdaderamente convertirnos en un único corazón y en una sola alma entre nosotros, porque el amor de Dios quema nuestros egoísmos, nuestros prejuicios, nuestras divisiones internas y externas. El amor de Dios quema también nuestros pecados.

Estar unidos entre nosotros nos lleva a estar unidos con Dios

2. Si existe este enraizamiento en la fuente del Amor, que es Dios, entonces también existe el movimiento recíproco: de los hermanos a Dios; la experiencia de la comunión fraterna que me lleva a la comunión con Dios. Estar unidos entre nosotros nos lleva a estar unidos con Dios, a esta unión con Dios que es nuestro Padre. Nuestra fe necesita el apoyo de los demás, ¡especialmente en los momentos difíciles! Y si estamos unidos, la fe se hace fuerte ¡Qué hermoso es apoyarse mutuamente en la aventura maravillosa de la fe! Digo esto porque la tendencia a cerrarse en lo privado también ha influido en la esfera religiosa, tanto es así que muchas veces es difícil buscar ayuda espiritual en aquellos que comparten nuestra experiencia cristiana.

¿Quién de nosotros -¡todos, todos!- quién de nosotros no ha experimentado inseguridades, desorientaciones e incluso dudas en el camino de la fe? Todos, todos hemos experimentado esto: yo también. Todos. Es parte del camino de la fe, es parte de nuestra vida. Todo esto no debe sorprendernos, porque somos seres humanos, marcados por la fragilidad y las limitaciones. Todos somos frágiles, todos tenemos limitaciones: no se asusten. ¡Todos las tenemos! Sin embargo, en estos momentos difíciles hay que confiar en la ayuda de Dios, a través de la oración filial, y al mismo tiempo, es importante encontrar el coraje y la humildad para estar abiertos a los demás, para pedir ayuda, para que nos den una mano: “dame una mano, tengo este problema”. ¡Cuántas veces lo hemos hecho! Y luego, hemos conseguido superar el problema y encontrar a Dios, otra vez. En esta comunión -comunión quiere decir ‘común unión’, todos unidos, unión común- en esta comunión somos una gran familia, todos nosotros, donde todos los miembros se ayudan y se apoyan mutuamente.

Un cristiano debe ser alegre

3. Y ahora vengamos a otro aspecto: la comunión de los santos va más allá de la vida terrena, va más allá de la muerte y dura para siempre. Esta unión entre nosotros va más allá y continúa en la otra vida. Es una unión espiritual que nace del Bautismo, no se trunca con la muerte, sino que, gracias a que Cristo ha resucitado, está destinada a encontrar su plenitud en la vida eterna. Hay un vínculo profundo e indisoluble entre los que todavía son peregrinos en este mundo, entre nosotros, y los que han cruzado el umbral de la muerte a la eternidad. Todos los bautizados en la tierra, las almas del Purgatorio y todos los beatos que están ya en el Paraíso forman una única gran Familia. Esta comunión entre tierra y cielo se realiza sobre todo en la oración de intercesión.

Queridos amigos, tenemos esta belleza, la memoria de la fe: es una realidad nuestra, de todos, que nos hace hermanos, que nos acompañamos en el camino de la vida, y nos vamos a encontrar de nuevo, allí arriba, en el Cielo. Vayamos por este camino con confianza, con alegría. Un cristiano debe ser alegre, con la alegría de tener a tantos hermanos bautizados que caminan con nosotros, y también con la ayuda de nuestros hermanos y hermanas que hacen este viaje para ir al Cielo, y también con la ayuda de nuestros hermanos y hermanas que están en el Cielo y rezan a Jesús por nosotros. ¡Adelante por este camino, y con alegría!

 

– Papa Francisco 30/10/2013

Radio Vaticano

Cuando se ama, se ama hasta el extremo

El domingo día 15 de octubre a las 12 horas de este año el cardenal Ángelo Amato beatificó a dos tíos por parte de mi padre, en Tarragona: Sor Modesta Moro Briz (Llamada en el Colegio del Sagrado Corazón Sor Rosalía donde se dedicó de lleno a las clases) y D. José Máximo Moro Viz, eran hermanos de Don Santos Moro Briz obispo de Ávila.

Sé que para la iglesia universal han sido un regalo de fidelidad a la fe; y para nuestra familia un regalo grande porque desde siempre hemos notado su constante ayuda con todos nosotros. Siempre que necesitamos una ayuda ellos están con nosotros. “Tío Pepe ayúdanos” así le decimos cariñosamente. El tío Pepe pagaba las facturas de la farmacia a los que no podían. Como todo el mundo lo quería tanto, cuando se lo querían llevar los republicanos para matarlo, todo el pueblo, los cebrereños, se echaron a ellos. De Sor Modesta (Sor Rosalía como la llamaban las alumnas) tenemos siempre el recuerdo de lo que rezaban las niñas en el colegio del Sagrado Corazón: “Jesús, José y María que no se lleven a Sor Rosalía.” Ambos murieron perdonando a sus asesinos y como dijo Sor Modesta “Yo también estoy dispuesta, si Dios lo quiere” abrazando el martirio por amor a Dios y a los hombres.

El Papa Francisco se hizo presente en la beatificación dirigiéndonos estas palabras:

“Queridos hermanos y hermanas, buenos días. Me uno de corazón a todos los participantes en la celebración, que tiene lugar en Tarragona, en la que un gran número de Pastores, personas consagradas y fieles laicos son proclamados Beatos mártires.

¿Quiénes son los mártires? Son cristianos ganados por Cristo, discípulos que han aprendido bien el sentido de aquel «amar hasta el extremo» que llevó a Jesús a la Cruz. No existe el amor por entregas, el amor en porciones. El amor total: y cuando se ama, se ama hasta el extremo. En la Cruz, Jesús ha sentido el peso de la muerte, el peso del pecado, pero se confió enteramente al Padre, y ha perdonado. Apenas pronunció palabras, pero entregó la vida. Cristo nos “primerea” en el amor; los mártires lo han imitado en el amor hasta el final. Dicen los Santos Padres: ¡«Imitemos a los mártires»! Siempre hay que morir un poco para salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo, de nuestro bienestar, de nuestra pereza, de nuestras tristezas, y abrirnos a Dios, a los demás, especialmente a los que más lo necesitan. Imploremos la intercesión de los mártires para ser cristianos concretos, cristianos con obras y no de palabras; para no ser cristianos mediocres, cristianos barnizados de cristianismo pero sin sustancia, ellos no eran barnizados eran cristianos hasta el final, pidámosle su ayuda para mantener firme la fe, aunque haya dificultades, y seamos así fermento de esperanza y artífices de hermandad y solidaridad.

Y les pido que recen por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide.”

Matilde Moro Martín

 

Beata Modesta Moro Briz

Natural de Santibáñez de Béjar (Salamanca). Entró en Comunidad el 23 de diciembre de 1922 y realizó su misión de servicio en varios destinos, y finalmente la farmacia de la Casa de Salud y Maternidad de Santa Cristina de Madrid. Era hermana de D. Santos Moro Briz, Obispo de Ávila y de D. José Moro Briz, Párroco de Cebreros, también mártir de la fe en 1936. Ambos hermanos están también en proceso de canonización. Destacaba por su sentido del humor, alegría, devoción mariana y amor a la Compañía. Sufrió el martirio, a los 35 años de edad, junto con Sor Pilar Isabel Sánchez Suárez, al ser sorprendidas por los milicianos del Ateneo Libertario de Vallecas e identificadas como Hijas de la Caridad al ser preguntadas por su condición. Este fue el motivo de su fusilamiento en el entonces kilómetro 6 de la carretera de Toledo. Era el 31 de octubre de 1936 por la noche. Fuente: beatificacion2013.archimadrid.org

Beato José Máximo Moro Briz

Nació el 29 de mayo de 1882 en Santibáñez de Béjar (Salamanca). Estudió en el seminario abulense, destacando, durante todos los cursos, por sus brillantes calificaciones. Fue ordenado el 24 de septiembre de 1910. Atendió varias parroquias: Santa Lucía en Gredos, Tormellas, Velayos, Navalonguilla, El Barco de Ávila. Fue párroco de Cebreros durante 10 años donde su actividad pastoral fue ejemplar e intensa. Muy de mañana abría personalmente la iglesia. Y en ella hacía su prolongada oración. Su atención a los feligreses era constante, especialmente hacia los más necesitados y, con los enfermos. El 22 de julio de 1936 recibe las primeras amenazas que ponen en serio peligro su vida. Pero será el 24 de julio, cuando milicianos de la Federación Anarquista Ibérica, asaltan la residencia del párroco y le trasladan en una camioneta por la carretera del Tiemblo y le bajan a la cuneta. Donde al ir a dispararle matan a un miliciano al que Don José da la absolución siendo éste su último acto sacerdotal. Sus últimas palabras fueron de perdón para sus mismos perseguidores. Con rapidez y con mayor puntería, don José cae muerto. Serían casi las cuatro y media de la tarde.

Fuente: es.catholic.net

Hágase en mí según tu palabra

El pasado día 14 de Septiembre con motivo de la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz, Córdoba acoge un acto histórico nunca antes celebrado en ella, la celebración de un “Vía crucis magno de la fe”, que con motivo del Año de la Fe, ha sido organizado por la Agrupación de Hermandades y Cofradías que integran la Semana Santa de la ciudad.

La elección por parte de las Hermandades cordobesas de la práctica del Vía Crucis, bendecida por la Iglesia viene justificada por la celebración del primer vía crucis por el Beato Dominico Álvaro de Córdoba, quien en los comienzos del siglo XV, a la vuelta de Tierra Santa, erigió en el convento de ScalaCoeli.

Dieciocho pasos: (1ª) Nuestro Padre Jesús de la oración en el Huerto; (2ª) Jesús Nazareno Rescatado; (3ª) Nuestro Padre Jesús de las Penas; (4ª) Santísimo Ecce Santísimo Cristo del amor homo. Negaciones y lágrimas de San Pedro; (5ª) Nuestro Padre Jesús de la Sentencia; (6ª) Nuestro Padre Jesús Humilde en la coronación de espinas; (7ª) Nuestro Padre Jesús de la Pasión; (8ª) Nuestro Padre Jesús caído; (9ª) La Santa Faz; (10ª) Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia; (11ª) Santísimo Cristo del amor y del silencio; (12ª) Santísimo Cristo de la expiración; (13ª) Santísimo Cristo del Remedio de Animas; (14ª) Santísimo Cristo del Descendimiento; Nuestra Señora de las Angustias. Santo Sepulcro; (15ª) Nuestro Padre Jesús Resucitado, venidos desde todos los rincones de Córdoba, a la Santa Iglesia Catedral, participaron en el mismo, que comenzó con un homenaje a los Santos Mártires, que dieron su vida por la Fe, ante el paso de Nuestra Sra. Reina de los Mártires.

Estos pasos, son propagadores de la Religión, como dijo Benedicto XVI: “Hay expresiones artísticas que son verdaderas vías hacia Dios, que nacen de la Fe y que expresan la Fe.”

En tal marco y con infinidad de cordobeses, se celebró con gran esplendor, religiosidad y devoción este acto que aumentó no solo la Fe, sino la esperanza, el amor y la paz con Dios.

Creemos en Cristo, Dios verdadero y hombre verdadero, que ha sufrido voluntariamente la muerte para nuestra redención y ha vencido a la misma resucitando al tercer día.

La Virgen de las Angustias, con su hijo muerto en brazos, (XIV estación), reflejan no solo lo expuesto en el anterior párrafo, sino a la mujer que expresó con rotundidad y sin dudarlo su Fe en el Señor, con aquellas palabras: Hágase en mí según tu palabra.”

                     Andrés J. Alarcón

Extracto de la homilía del papa Francisco en la Jornada Mariana del Año de la Fe

¿Me dejo sorprender por Dios?

En el Salmo hemos recitado: “Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas” (Sal 97,1).

Hoy nos encontramos ante una de esas maravillas del Señor: ¡María! Una criatura humilde y débil como nosotros, elegida para ser Madre de Dios, Madre de su Creador.

Precisamente mirando a María a la luz de las lecturas que hemos escuchado, me gustaría reflexionar con ustedes sobre tres puntos: Primero, Dios nos sorprende; segundo, Dios nos pide fidelidad; tercero, Dios es nuestra fuerza.

Dios nos sorprende

1. El primero: Dios nos sorprende. Dios nos sorprende; precisamente en la pobreza, en la debilidad, en la humildad es donde se manifiesta y nos da su amor que nos salva, nos cura, nos da fuerza. Sólo pide que sigamos su palabra y nos fiemos de él.

Ésta es también la experiencia de la Virgen María: ante el anuncio del Ángel, no oculta su asombro. Es el asombro de ver que Dios, para hacerse hombre, la ha elegido precisamente a Ella, una sencilla muchacha de Nazaret, que no vive en los palacios del poder y de la riqueza, que no ha hecho cosas extraordinarias, pero que está abierta a Dios, se fía de él, aunque no lo comprenda del todo: “He aquí la esclava el Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38). Es su respuesta. Dios nos sorprende siempre, rompe nuestros esquemas, pone en crisis nuestros proyectos, y nos dice: Fíate de mí, no tengas miedo, déjate sorprender, sal de ti mismo y sígueme.

¿Dejo entrar a Dios en mi vida?

Preguntémonos hoy todos nosotros si tenemos miedo de lo que el Señor pudiera pedirnos o de lo que nos está pidiendo. ¿Me dejo sorprender por Dios, como hizo María, o me cierro en mis seguridades, seguridades materiales, seguridades intelectuales, seguridades ideológicas, seguridades de mis proyectos? ¿Dejo entrar a Dios verdaderamente en mi vida? ¿Cómo le respondo?

Acordarse siempre de Cristo

2. En la lectura de San Pablo, el Apóstol se dirige a su discípulo Timoteo diciéndole: Acuérdate de Jesucristo; si perseveramos con él, reinaremos con él (cf. 2 Tm 2,8-13). Éste es el segundo punto: acordarse siempre de Cristo, la memoria de Jesucristo, y esto es perseverar en la fe: Dios nos sorprende con su amor, pero nos pide que le sigamos fielmente. Nosotros podemos convertirnos en «no fieles», pero él no puede, él es «el fiel», y nos pide a nosotros la misma fidelidad. Pensemos cuántas veces nos hemos entusiasmado con una cosa, con un proyecto, con una tarea, pero después, ante las primeras dificultades, hemos tirado la toalla. Y esto, desgraciadamente, sucede también con nuestras opciones fundamentales, como el matrimonio. La dificultad de ser constantes, de ser fieles a las decisiones tomadas, a los compromisos asumidos. A menudo es fácil decir “sí”, pero después no se consigue repetir este “sí” cada día. No se consigue ser fieles.

María ha dicho su “sí” a Dios, un “sí” que ha cambiado su humilde existencia de Nazaret, pero no ha sido el único, más bien ha sido el primero de otros muchos “sí” pronunciados en su corazón tanto en sus momentos gozosos como en los dolorosos; todos estos “sí” culminaron en el pronunciado bajo la Cruz. Hoy, aquí hay muchas madres; piensen hasta qué punto ha llegado la fidelidad de María a Dios: hasta ver a su Hijo único en la Cruz. La mujer fiel, de pie, destrozada por dentro, pero fiel y fuerte.

¿Soy un cristiano a ratos?

Y yo me pregunto: ¿Soy un cristiano a ratos o soy siempre cristiano? La cultura de lo provisional, de lo relativo entra también en la vida de fe. Dios nos pide que le seamos fieles cada día, en las cosas ordinarias, y añade que, a pesar de que a veces no somos fieles, él siempre es fiel y con su misericordia no se cansa de tendernos la mano para levantarnos, para animarnos a retomar el camino, a volver a él y confesarle nuestra debilidad para que él nos dé su fuerza. Y este es el camino definitivo: siempre con el Señor, también en nuestras debilidades, también en nuestros pecados. No ir jamás por el camino de lo provisional. Esto nos mata. La fe es fidelidad definitiva, como la de María.

Dios es nuestra fuerza

3. El último punto: Dios es nuestra fuerza. Pienso en los diez leprosos del Evangelio curados por Jesús: Están enfermos, necesitados de amor y de fuerza, y buscan a alguien que los cure. Y Jesús responde liberándolos a todos de su enfermedad. Diez han dado gritos para alcanzar la curación y uno solo ha vuelto a dar gracias a Dios a gritos y reconocer que en él está nuestra fuerza. Saber agradecer, saber alabar al Señor por lo que hace por nosotros.

¿Cuántas veces nos decimos gracias en la familia?

Miremos a María: después de la Anunciación, lo primero que hace es un gesto de caridad hacia su anciana pariente Isabel; y las primeras palabras que pronuncia son: “Proclama mi alma la grandeza del Señor”, es decir, un cántico de alabanza y de acción de gracias a Dios no sólo por lo que ha hecho en Ella, sino por lo que ha hecho en toda la historia de salvación. Todo es don suyo; Si podemos entender que todo es don de Dios, ¡cuánta felicidad habrá en nuestro corazón! él es nuestra fuerza. Decir gracias es tan fácil, y sin embargo tan difícil. ¿Cuántas veces nos decimos gracias en la familia? Es una de las palabras clave de la convivencia. «Por favor», «perdona», «gracias»: si en una familia se dicen estas tres palabras, la familia va adelante. «Por favor», «perdona», «gracias». ¿Cuántas veces decimos «gracias» en la familia? ¿Cuántas veces damos las gracias a quien nos ayuda, se acerca a nosotros, nos acompaña en la vida? Muchas veces damos todo por descontado. Y así hacemos también con Dios. Es fácil ir al Señor a pedirle algo, pero ir a darle gracias… ¡Ah!, no se me ocurre.

Continuemos la Eucaristía invocando la intercesión de María para que nos ayude a dejarnos sorprender por Dios sin oponer resistencia, a ser hijos fieles cada día, a alabarlo y darle gracias porque él es nuestra fuerza. Amén.

 

– Papa Francisco  13/10/2013

La imagen de la Virgen Peregrina de Fátima visita nuestra parroquia

Como suele ser habitual, y por gracia de Dios una vez más nos, visita la Virgen Peregrina de Fátima. Este año ha coincidido el día de su llegada con la consagración que el Papa Francisco ha hecho del mundo a la imagen de Fátima que se ha llevado desde Fátima (Portugal) y que está en la Capilla de las Apariciones. Curiosamente, para los que ven casualidades, la imagen que nos está visitando estos días la esculpió Mamede Bianchi Thedim hijo del escultor que hizo la imagen que está en la Capilla de las Apariciones. ¿Curiosidad? …

A continuación mostramos el texto que relata la historia de la imagen que Dios quiera pueda estar con nosotros muchos días, veces y años.

– Pablo Fernández, sacerdote

 

Nuestra Señora de Fátima, peregrina en el mundo

El día 21 de agosto de 1991, se hizo un fervoroso viaje a Fátima, con la intención de traer una imagen de nuestra señora, para que fuese peregrina por el mundo visitando toda clase de hogares, desde monasterios y conventos de clausura, hasta los más sencillos, humildes y devotos de carácter familiar.

Fue comprada el día 23 de ese mes y año, celebrándose al día siguiente una eucaristía a las siete de la mañana en la Capillina, donde fue bendecida.

Llevada a Madrid, estuvo instalada en una casa particular, hasta el día 4 de noviembre, que salió para Roma.

En el Vaticano, es bendecida en el Aula por su Santidad Juan Pablo II, el 6 de noviembre, el cual expresa que se refleje en un libro el itinerario que la virgen va a efectuar entre sus hijos, Desde el monasterio de los Frailes Capuchinos en San Giovanni Rotondo (Italia) donde se encuentran los restos de san Pío de Pietrelcina hasta numerosas parroquias, casas particulares, iglesias… en España  e incluso un año por Venezuela, la virgen ha efectuado 104 visitas, llevando en todo momento su amor, su consuelo, su protección, su intercesión, encontrando siempre amor, devoción y fervor.

En mayo de 2001, cumpliendo la palabra dada, le fue entregado a su Santidad en el Vaticano, el primer libro donde se detallan una a una las 104 visita citadas con las emociones, sentimientos, pasiones y cariño que se sucedieron en las mismas.

Este tercer libro que comienza con la visita al Colegio de Fomento Tabladilla, junto con el año 2010, irá reflejando el peregrinaje de Nuestra Señora de Fátima, que nunca descansa.

Si nuestra meta es amar y querer a Jesús imitemos a la virgen y como ella digámosle Sí en todo momento, a lo largo de nuestra vida.

– Andrés Alarcón.

Convocatorias de la Diócesis de Getafe 2013-2014

Diócesis de Getafe

Teléfono: 91 696 17 65

Sitio web: http://www.diocesisgetafe.es

Dirección: C/Almendro, 4 – 28901 Getafe 

CÁRITAS

Encuentro Mujer y Exclusión: 14 noviembre

Personas sin hogar:

Acto diocesano: 23 noviembre

Campaña: 24 Noviembre

Jornadas Formación Voluntarios de Mayores:

2ª semana de diciembre

Semana del Mayor: 12 al 18 Mayo

Encuentro Aulas de Cultura: 26-27 Mayo

DELEGACIÓN DE ENSEÑANZA

Grabación Villancico: 24 octubre

Semana Cine Espiritual: 12-15 noviembre

DELEGACIÓN DE FAMILIA Y VIDA

Retiro Familias Adviento: 30 noviembre

Retiro Familias Cuaresma: 8 marzo

Encuentro de novios: 14-16 marzo, 9-11 mayo, 7-9 noviembre

Encuentro matrimonial: 15-17 noviembre; 24-26 enero;

28-30 marzo

DELEGACIÓN DE JUVENTUD

Peregrinaciones:

GUADALUPE: 27-28-29 Septiembre

JAVIERADA: 4-5-6 Abril

TIERRA SANTA: 27 Abril al 4 Mayo

Escuela de Jóvenes: 8-22 Octubre; 5-19 Noviembre;

3-17 diciembre; 7-21 enero; 4-18 febrero; 4-18 marzo;

1-15 abril; 6-20 mayo; 3-17 junio

Curso Monográfico: 16 noviembre; 1 Febrero;

Curso Formación Joven: 23-24-25 Marzo

Curso de Oración: 19 Noviembre

Oratorio de Navidad: 15 Diciembre

Concurso de Belenes: 12 Enero

Ejercicios Espirituales para Jóvenes:

31 Octubre y 1-2-3 Noviembre; 11-12-13-14 Abril

Curso de Primavera: 24 Mayo

Final Liga diocesana de Fútbol: 1 Junio

Misiones en Chile: 29 junio al 31 julio

Curso de Teología para jóvenes (Rozas): 4 al 9 agosto

DELEGACIÓN PASTORAL

PENITENCIARIA

Jornada de Formación Voluntariado de Prisiones:

16 noviembre

Reunión Capellanes: 11 septiembre; 23 octubre;

27 Noviembre (Retiro); 15 Enero (Coordinadores);

12 Marzo (Retiro Cuaresma)

Reunión Equipo Coordinador: 17 octubre; 23 enero;

19 junio

Reunión Capellanes Provincia Eclesiástica de Madrid:

11 noviembre; 9 junio

Campaña de Navidad-Reyes: 18 Diciembre – 3 Enero

 

Hospitalidad Nuestra señora de Lourdes

11 al 15 de octubre de 2013 y 21 al 24 de mayo.

DELEGACIÓN PASTORAL UNIVERSITARIA

Peregrinaciones:

Guadalupe: 27-29 Septiembre

Javierada: 28 Febrero a 2 Marzo

Reunión con Capellanes: 25 septiembre – 12 junio

Ejercicios Espirituales: 5-8 diciembre

Pascua Universitarios: 16-20 abril

Aula Cultura y Cristianismo: 23 mayo

CURSILLOS DE CRISTIANDAD

Fechas de los cursillos: 24-27 Octubre; 12-15 diciembre;

13-16 febrero; 24-27 abril; 19-22 junio.

Lugar: Casa de Cristo Rey (Pozuelo de Alarcón)

Telf.: 609 06 58 39 (Presidente); 676 90 11 72 (Pablo Piña)

DELEGACIÓN DE PASTORAL DE LA SALUD

Peregrinación Enfermos a Lourdes:

11-15 octubre; 22-26 mayo

DELEGACIÓN DE INFANCIA

Jornada: 29 Marzo; Olimpiadas: 14 de Junio

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: